Verso clásico Verso libre Prosa poética
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Que amanezca...

Y se calla el ruido...
Sólo se escucha el silencio.
Mis manos hacen el amor con mi cuerpo,
mi cuerpo muere
porque no le alimentan tus manos.

Pacto de caricias
entre la noche y mi boca.
El aire rezuma olor a vacío
y una lágrima indiscreta,
le dice a tu foto que estoy llorando.
Recorre mi rostro
desatando la concupiscencia que me devora,
consumiéndome poco a poco.

Temo que amanezca de nuevo.
Huyo del crepúsculo sereno
que decora las horas muertas,
que me enseña el lado vacío de la cama.
Temo que amanezca entre mis ojos,
que amanezca...
Y que la claridad, muestre el abismo
por donde tiende a suicidarse el alma.

etiquetas: soledad
7
1comentarios 117 lecturas versolibre karma: 14
#1   Divino
votos: 2    karma: 29
comentarios cerrados